E l g o t e r o . c o m
H. VALDECILLAH. DE LIENCRESH. SIERRALLANAH. LAREDOENFERMERAS
ATENCIÓN PRIMARIADENUNCIASTU OPINIÓN IMPORTACURIOSIDADESAUXILIARES ENFERMERÍA
FOTOGRAFIASLEGISLACIÓNINFORMACIÓNHISTORIACELADORES

 

L a  S a n i d a d  en  C a n t a b r i a

En estos tiempos en los que los trabajadores tenemos que enfrentarnos a situaciones inimaginables hace unos años, debemos de ser capaces de elaborar propuestas que, salvaguardando derechos conquistados, hagan posible mantener nuestro bienestar.

Si difícil fue aceptar la congelación de los salarios de los funcionarios, aceptar la rebaja de sueldos y pensiones resulta aun más increíble; Pero hemos de aceptar que esto es la consecuencia de muchos años de muy mala gestión.

En estos años los sindicatos no han sabido estar a la altura de las circunstancias, incapaces de anticiparse a lo que todos sabíamos que iba a ocurrir tarde o temprano.

Los trabajadores necesitamos sindicatos ante todo independientes que actúen libres de ataduras políticas que condicionen su actuación, que se nutran de los recursos que generan sus propios afiliados.

Sindicatos formados por personas trabajadoras que miren tanto por su trabajo como por el entorno en el que desarrollan su actividad.

Es muy importante recuperar el principio de confianza, para poder crear un clima en el que empresa y trabajador no sean entes antagónicos.

El sindicalismo de confrontación como el de sometimiento nos lleva a situaciones como la actual, necesitamos Sindicatos inteligentes capaces de reconocer la realidad en cada situación y diseñar propuestas equilibradas, y denunciar los abusos y la mentira vengan de donde vengan.

Debemos orientar la labor sindical en el futuro entendiendo el trabajo integrado en el ecosistema que conforman Trabajador- Empresa, donde es posible el desarrollo sostenible de este binomio cuando ambas partes confluyen en un interés común, desde el reconocimiento y el respeto mutuo.

Desde los órganos de gobierno nos machacan con consignas de ahorro y austeridad, con recortes sucesivos de nuestros ingresos, sin una línea argumental clara.

Como trabajadores funcionarios, estatutarios, laborales no nos queda más que acatar las ordenes instrucciones que nos dan.

Pero por parte de los poderes públicos deberían dar ejemplo, no solo de austeridad sino racionalidad. En concreto en el sector de Sanidad echamos en falta que se haga público la relación de puestos de trabajo y la ficha técnica de cada puesto.

Sin conocer ambas cosas es imposible establecer planes ni introducir modificaciones en los sistemas de trabajo, ajustados a los recursos materiales y humanos disponibles.

Sin saber cuantos y que hacen cada uno en cada puesto, no se pueden hacer modificaciones, no se puede modificar lo que no se conoce por lo que bajar el sueldo es lo fácil y único que pueden hacer por que desconocen lo que gestionan.

La ficha técnica de cada puesto es el instrumento objetivo que permite hacer modificaciones con algo de coherencia, si previamente se han fijado objetivos con un mínimo de definición.

Aumentar el tiempo de dedicación no necesariamente redunda en incremento del rendimiento, y aumento de la productividad.

Hasta ahora solo recortan gasto pero no dicen que cosas se suprimen, y eso lo pagamos los trabajadores. Igual pretenden que rindamos lo mismo o más con menos y si falta material que lo ponga cada uno.

Así como en las empresas que sufren una disminución de producción por caída de la demanda suprimen puestos de trabajo, en la administración que presta servicios educativos, sanitarios, seguridad, etc. No reduce su actividad por caída de la demanda sino por falta de recursos económicos, aun cuando la demanda aumenta. Esto genera necesariamente un incremento incesante de demanda de servicios que genera un incremento de la quiebra del sistema.

Hemos oído de todo, menos que cada uno cumpla y haga cumplir las obligaciones que cada uno tiene. Los primeros los que más responsabilidad tienen en el estado actual de cosas.

Los trabajadores empezamos ha estar artos de trabajar para jefes cada vez  más numerosos y más incompetentes que no nos merecen.

Empezando con los redactores del RDL 16/2012 y con quienes lo suscriben y refrendan, con personal así se explica por que estamos como estamos.

Nuestros servicios públicos no se caen por culpa de los usuarios y trabajadores los derriban desde dentro nuestros GESTORES, en una acción consciente y premeditada.

Correos Electrónicos de contacto

   info@elgotero.com                                                                             denuncias@elgotero.com

 

Aviso legal

gadgets contador de visitas para blogger